Hace mucho tiempo, cuando desear todavía era útil, empezaban así los cuentos: Hace mucho tiempo, cuando desear… Parece que el taller de Bernardo Atxaga sucedió en aquellos tiempos y, en cambio, de eso hace unas pocas semanas.  Quede aquí memoria gráfica de lo que fue aquel paréntesis en el tiempo y en el espacio donde suelen suceder los islados.  Los talleres, como muchas cosas, nunca acaban el día que finalizan.