En el año 2012, Rafael Argullol dio su primer taller islado.  Hace poco, acaba de aparecer POEMA, con escritos fragmentarios diarios del autor. Por curiosidad miramos qué escribió aquellos días, en concreto a la vuelta a casa.

El ojo del caballo

nos contempla desde hace milenios.

Ha visto nuestra maldad,

nuestra insaciable violencia,

nuestras guerras de codicia,

nuestros saqueos de ciudades,

nuestra crueldad innecesaria y estúpida.

El ojo del caballo sabe tanto de nosotros, tras observarnos en tantas correrías,

que debería aborrecernos y odiarnos.

Sin embargo, es indulgente, delicado, femenino.

Nos observa con un tímido asombro,

como absolviéndonos de nuestra milenaria ofuscación.

 

Poema