GUSTAVO MARTÍN GARZO

Las preguntas de Eva

 

  • Del 21 al 24 de septiembre
  • Santa Mercedes, Menorca
  • Precio con estancia y 6 comidas: 650€
  • Precio sin estancia: 470€ (incluye las comidas)
  • 10% de descuento a los Amigos de talleres islados
  • Para más información contacta con nosotros

Inscribirse   Cómo funciona

Empezamos el otoño con uno de nuestros autores más queridos. Y es que cuando repiten es porque  -por qué- nos quedamos con ganas. Ofrece un taller donde hablar de los mitos, de las historias antiguas que aletean bajo cualquier forma literaria, ya provengan de Grecia, de la Biblia, de la novela romántica o de los cuentos fabulosos que van atravesando tiempos y países.  Fuentes que se entrelazan y van a dar a toda historia, texto o película, que vaya a nacer.  Os invitamos a sumergiros en varias aguas, todas ellas mediterráneas.

Sinopsis

¿Tiene sentido hablar de los mitos en el mundo de hoy? Cuando Pier Paolo Pasolini abandonó el realismo de sus primeras películas para embarcarse en la realización de películas como Medea, Edipo rey, El Evangelio según san Mateo, El Decamerón o Las mil y una noches, Alberto Moravia, su amigo, se preguntó en un artículo por las razones de ese cambio. “La explicación más simple -escribe Moravia- es que en Pasolini resulta ya una necesidad poética la mediación cultural”. Esto equivale a decir que la realidad había perdido densidad en la inspiración pasoliniana, y necesitaba recurrir al mundo eterno de los relatos y los mitos para penetrar en el misterio de la realidad, el amor y la vida. Yo me he ocupado con frecuencia de esas viejas historias en mis libros. El jardín dorado se inspira en los mitos griegos y la historia del minotauro. La princesa manca en los cuentos de Las mil y una noche. El lenguaje de las fuentes en la Biblia, Tres cuentos de hadas y La puerta de los pájaros en el mundo de los cuentos maravillosos del norte de Europa, en los hermanos Grimm y en Andersen.
Son historias que tienen el poder de resultar nuevas cada vez que se cuentan; y que, como sostenía Calvino de los clásicos, son inagotables, pues adquieren nuevos sentidos según el tiempo y el lugar en que se leen. Escribiendo sobre ellas no estoy negando la época en la que vivo, al revés, estoy hablando del hombre y la mujer de hoy.

Programa

JUEVES 21

Los mitos bíblicos. 

Las miradas de Eva y de María.

VIERNES 22

El tiempo del hijo: Isaac 

Franz Kafka tiene un pequeño texto en que habla de Abraham. En él, Abraham no se revela contra Dios, pues ¿cómo podía hacer algo así?, pero se las arregla para demorar indefinidamente su salida hacia el monte para cumplir lo que pide. Por lo que siempre encuentra cosas que hacer antes de su marcha y en esa demora infinita, en ese tiempo robado a sus altos deberes excluyentes,  le entrega a su hijo el tiempo que necesita para vivir. La literatura es ese tiempo del hijo.

Los mitos griegos. La mirada del Minotauro.  Las miradas de Orfeo y la de Ícaro.

Película: Medea de Pier Paolo Pasolini

SÁBADO 23

El tiempo del amor

Mi novela El jardín dorado habla del minotauro y está llena de sucesos extraordinarios. El niño toro nos lleva a un mundo de infinita libertad. Hay una voz en el amor que nos dice “imagina”, una voz que todo lo vuelve posible, que nos lleva como  un caballo alado al encuentro de lo más descabellado e insólito: muchachas que hacen surgir llamas de sus manos, animales que nacen de los sueños, órganos que viven separados de sus cuerpos, delicados autómatas cuyos movimientos guardan las promesas de la vida. El niño con cabeza de ternero es hijo de uno de esos vuelos del amor.

Defensa del amor romántico

Película: Los muertos de John Houston

DOMINGO 24

Los cuentos maravillosos. La mirada de los seres heridos.

Los cuentos hablan del origen. Nos dicen que el mundo no se ha terminado de crear. La poesía es participar en esa creación. Es un error pensar que sus personajes no hablan de nosotros. En realidad, nunca han sido más necesarios que ahora. Nos devuelven al bosque de los cuentos. El bosque donde se pierden o son abandonados los niños, donde los amantes se esconden, donde los ladrones guardan sus tesoros. Un lugar lleno de oscuridad y dolor, pero también de inesperadas delicadezas. Donde se mezclan el horror y la luz. Un lugar desconocido, del que nunca se regresa del todo.

Película: La noche del cazador de Charles Laugthon  / El río de Jean Renoir

 


Gustavo Martín Garzo (Valladolid, 1948) es escritor, Licenciado en Filosofía y Letras en la especialidad de Psicología, y fundador de las revistas literarias Un ángel más y El signo del gorrión. Ha colaborado con sus artículos en los medios más importantes del país y ha participado en múltiples congresos de literatura. Cuando recibió en 1994 el Premio Nacional de Narrativa por su novela El lenguaje de las fuentes ya gozaba de prestigio en los ambientes profesionales gracias a sus tres novelas anteriores, pero también debido a sus críticas literarias y a su vinculación con la revista Un ángel más. Sin embargo, Martín Garzo se volvió un autor popular en 1999, tras la obtención del Premio Nadal por Las historias de Marta y Fernando. Se confiesa hombre metódico y sin prisas. Nunca ha abandonado su ciudad. «Cualquier lugar –ha escrito– contiene el mundo entero, los mismo conflictos, los mismos anhelos. Basta con saber mirarlos.» Ha publicado, entre otras novelas, El lenguaje de las fuentes (1993, Premio Nacional de Narrativa), Marea oculta (1993, Premio Miguel Delibes), El pequeño heredero (1997), Las historias de Marta y Fernando (1999, Premio Nadal), El jardín dorado (2008), Y que se duerma el mar (2012) o La puerta de los pájaros (2014). En 2004 obtuvo el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil por Tres cuentos de hadas. Sus obras se han traducido al francés, griego, danés, italiano, portugués y alemán.