El pasado domingo acabó el primer taller de la temporada.  Jorge Wagensberg habló mucho y muy bien, durante dos días, de creatividad, en la naturaleza y en la cultura, y también de mediocridad, solo en la cultura. Tuvimos un paréntesis de magia: una noche llegó la fragilidad y la poesía de la mano de Pep Bou.  Un dúo inolvidable.