“La muerte es la más sorprendente de todas las noticias previsibles”. Ha muerto Jorge Wagensberg.

En el 2013 vino a Menorca Jorge Wagensberg a impartir un taller islado por primera vez.  Entonces tuvimos el privilegio de pasar cuatro días con él, que dieron para mucho.  A su lado el mundo adquiría otras dimensiones, la mirada se despertaba, las preguntas sobrevolaban Binissaida, el entorno, cualquier cosa, contenía tantas dudas como quisiéramos.  “Sólo se puede tener fe en la duda.” Cada aforismo de Wagensberg daría para estar pensando todo un día.  A día por aforismo, al cabo de un año seríamos, no sé si más inteligentes, pero sí más niños.  La pregunta nos ilumina y sus palabras a medio sonreír nos las ofrecían. “Si la Naturaleza es la repuesta, ¿cuál era la pregunta?”

De aquel encuentro conservo uno de los aprendizajes que más me acompañan.  Estaba contenido en una frase muy breve, como le gustaba a él. Hizo mella en mí otra forma de estar en el mundo.  Sólo dijo “somos el entorno de los demás”. Esta idea me poseyó y pervive, y ello me hace más humilde y más fuerte. Ser entorno en vez de individuo, ser un buen entorno, paradójicamente, nos convierte en mejores personas.

En ese taller hizo migas con Linda, una bóxer que reconocía a los niños de lejos y que no se separó de él.

Hace un año, en marzo del 2017, vino a dar su segundo taller.  Fuimos al aeropuerto a buscarlo y, sorpresa, llegó acompañado de su amigo Pep Bou, con quien había creado Bereshit, un espectáculo sobre el origen del universo explicado en pompas.  Pep Bou se unió a nosotros y hizo posible una de esas pequeñas noches que ocurren en un rincón de la isla y se hacen mágicas. Quince personas en un comedor viviendo de cerca la maravilla de las pompas de jabón: entenderlas las hacía aún más bellas. Allí pudimos comprobar que la fascinación que sentía Jorge Wagensberg era real.  Ante una pompa recién nacida, o una que no llegaba a crecer, continuaba haciéndose preguntas e intentaba hacernos cómplices de la maravilla que suponen mientras, a escondidas de su amigo, disparaba granos de arroz para hacerlas estallar. “Si ahora disparamos contra ella un grano de arroz la pompa se desintegra tan rápidamente que el humo al principio no «llega a darse cuenta» y, durante una centésima de segundo, podemos contemplar una sorprendida nube esférica que aún no ha tenido tiempo de ser consciente de su repentina libertad.” Son palabras de un artículo que poco después escribía en El Periódico, en un artículo -muy aconsejable- donde hablaba de las pompas Pep Bou, el inimitable rey de la burbuja. “El idioma español es quizás el único que distingue entre estas tres clases de objetos: burbuja (aire por dentro, agua por fuera), gota (agua por dentro, aire por fuera) y pompa (aire por dentro, aire por fuera).” La poesía y la ciencia, como nunca y como siempre en él, unidas.

En la casa donde se celebró el taller, vive una gallina, quizás la gallina menorquina más conocida fuera de la isla.  También vive una yegua, de las más literarias. Esto, como no podía ser de otro modo, le gustó mucho.  Al principio fue el caballo, pero en muy poco tiempo, la gallina le robó el corazón y se convirtió en protagonista de sus clases.  Cuántas preguntas puede suscitar una gallina si la observamos.

“Observar es más que mirar porque observar, que no mirar, incluye la voluntad explícita de separar el ruido de la información.”

“La información que se gana por ser testigo de un suceso absolutamente imposible es absolutamente infinita: una gallina eclosiona de un huevo puesto por ella misma.”

Durante su taller, Wagensberg dio una charla en la Biblioteca Pública de Maó, presentada por Francesc Florit, su director.  Nos habló allí de su último libro Teoría de la Creatividad ante unas unas personas que hoy sin duda lo recordarán.

Ahora se ha ido y en Talleres islados no olvidaremos su paso por Menorca, hasta que también nos vayamos, claro. “La frase más frecuente en las lápidas de los cementerios, nunca te olvidaremos, descansa sobre la hipótesis tácita de que solo se mueren los demás.”

Gracias, Jorge, por aceptar nuestras invitaciones y por hacer inolvidables y ricos unos pocos días de nuestras vidas en esta pequeña isla.

Mariona Fernández, artículo publicado el martes, 6 de febrero de 2018 en el Diari Menorca.

En la fotografía está con Linda, que jugaba a hacerse la muerta.